Triste retrueno de rieles

anuncian la ida de seres queridos

con un lento venir,

con un sigiloso despedir.

 

Un agudo tintineo,

anuncia el tiempo

ya llegado a su fin

mientras viscosos humos de estribor

cubren vela sobre la reciente penumbra.

 

El cielo apagado,

opacado por la lejanía del tren

ya se aleja,

dejando atrás la amarga desolación

de llantos y murmullos.