Entre estrechos, trémulos valles

corren tras las tangentes miradas,

focos de luz en el ras de calles,

dando sombra humildes paradas

que el asfalto quebrado de sinuosas pistas

atrae al son sonrisas desteñidas

mientras esconden risas los canosos cambistas

esperando venir las verdes venidas.